viernes, 22 de marzo de 2013

Cuan grande era mi aflicción porque no tenía zapatos, hasta que vi a alguien que no tenía pies.