viernes, 8 de marzo de 2013

¿Por qué cerramos los ojos cuando rezamos, lloramos o besamos? Simplemente porque las cosas más bonitas no se ven, sólo se sienten en el corazón.