martes, 23 de abril de 2013

No hay árbol recio ni consistente sino aquel que el viento azota con frecuencia.