viernes, 19 de abril de 2013

Quiero una media naranja que me quiera, no media cebolla que me haga llorar, ni medio limón que me amargue la vida.