miércoles, 17 de abril de 2013

Una alegría compartida se transforma en doble alegría; una pena compartida, en media pena. (Proverbio Sueco)