miércoles, 1 de mayo de 2013

Cuando haces daño a una persona que quieres queda como un papel arrugado, que por más que trates de alisarlo nunca vuelve a quedar igual. (Anónimo)