sábado, 10 de agosto de 2013

Ama como la llovizna. Que cae en silencio, casi sin hacerse notar, pero que es capaz de desbordar ríos. (Paulo Coelo)