martes, 13 de agosto de 2013

Así decia el hierro al imán: te odio porque me atraes sin que poseas fuerza suficiente para unirme a ti. (Friedrich Nietzsche)