martes, 27 de agosto de 2013

No confíes en cualquier palabra, sonrisa, beso o abrazo. Las personas saben fingir demasiado bien.