miércoles, 9 de octubre de 2013

Muchas veces los amigos nos pervierten al adularnos y, en cambio, los enemigos nos corrigen al insultarnos. (San Agustín)