miércoles, 27 de noviembre de 2013

No eduques a tus hijos para que sean ricos. Edúcalos para que sean felices. Cuando sean grandes, ellos conocerán así el valor de las cosas y no el precio.