lunes, 4 de noviembre de 2013

No porque exista el perdón, la gente tiene derecho a dañarnos las veces que quiera.