miércoles, 29 de enero de 2014

No hay que ser ingeniero para construir un amor, ni abogado para defenderlo o doctor para salvarlo. Se requiere ser sincero para conservarlo.