lunes, 21 de abril de 2014

El punto no es aprender a dejar ir a la gente, sino aprender a dejar ir el pedazo de ti que se quedó con ellos.