jueves, 26 de junio de 2014

Cuando te mande a la persona que verdaderamente diseñé para ti, entenderás el porqué permití que lloraras por otras personas. Tú tenías expectativas muy bajas. Yo, ya había diseñado lo mejor para ti. Atte. Dios