martes, 8 de julio de 2014

Se necesitan dos años para aprender a hablar y sesenta para aprender a callar. (Ernest Hemingway)

En algunas ocasiones sobran las palabras y, en otras,
nuestra mejor respuesta puede ser simplemente saber escuchar guardando silencio.