domingo, 10 de agosto de 2014

Duele que haya personas que se marchan sin decir adios... pero se compensa con esas que llegan sin avisar.