domingo, 31 de agosto de 2014

Las biblias no son permitidas en las escuelas. Pero si las permiten en prisión. Si dejaran a los niños leerlas en las escuelas, muchos de ellos no llegarían a la prisión.