jueves, 23 de octubre de 2014

Yo soy de esa clase de torpes, que les duelen más las palabras que los golpes.