domingo, 2 de noviembre de 2014

No hay silencio que Dios no entienda, ni tristeza que Él no sepa, no hay amor que Él ignore, ni lagrimas que no valore, porque Él te ama.