domingo, 7 de diciembre de 2014

Lo que logres de pie, agradécelo de rodillas. Lo que no consigas hablando, hazlo orando. Lo que tu no puedas hacer, deja que Dios lo haga por ti.