lunes, 26 de enero de 2015

Aunque la vida te de mil motivos para renunciar, Dios te da mil y un motivos para seguir adelante.