jueves, 26 de marzo de 2015

La lengua no tiene huesos, pero es lo suficientemente fuerte para romper un corazón, por eso, ten cuidado con lo que dices.