domingo, 12 de abril de 2015

Cuando Dios te talle y sientas dolor; no temas, alégrate, está haciendo de ti un diamante. Dios no talla vidrio, solo piedras preciosas.