martes, 2 de junio de 2015

El deseo muere automáticamente cuando se logra: fenece al satisfacerse. El amor, en cambio, es un eterno insatisfecho. - José Ortega y Gasset -