martes, 7 de julio de 2015

Nunca, como al morir un ser querido, necesitamos creer que hay un cielo. - Jacinto Benavente -